Cristina Duarte Blashka una bibliotecóloga emblemática

Quienes tuvimos la suerte de trabajar en la Biblioteca Nacional del Perú en el Departamento de consulta y lectura con Cristina Duarte Blashka, paticipamos de los frutos de una experiencia sui generis transmitidos por una persona que había sobrevivido a la segunda guerra mundial y a la posguerra en el Berlín ocupado por los rusos.
Cristina, quien llegó al Perú con su madre y sus dos pequeñas niñas, traía un bagaje cultural y dominio de idiomas impresionantes, había estudiado muy jovencita en Europa en una escuela para bibliotecas populares donde para ingresar exigían estudios secundarios completos y la redacción de un documento en cinco páginas acerca de un libro elegido a voluntad, estudios que no pudo terminar porque el local fue destrozado por una bomba.
Luego de instalarse en Lima se acercó a la Escuela Nacional de Bibliotecarios y donde después de cumplir con los requisitos de ingreso fue incorporada como alumna en 1947, trabajando simultáneamente el primer año en el Departamento de Catalogación como mecanógrafa y en las tardes en el Departamento de Consulta y Lectura en el horario nocturno de 8 a 11 p.m., donde fue nombrada y donde llegó pasados unos años a desempeñarse como subjefa, además de cumplir con sus labores docentes y administrativas en la Escuela Nacional de Bibliotecarios a tiempo parcial.
Posteriormente y por recomendación del doctor Jorge Basadre, fue invitada por el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos doctor Hercelles para dirigir la biblioteca de esa facultad que no fue ajena a los disturbios estudiantiles característicos de nuestra histórica universidad, trabajó allí algunos años y coincidiendo con el éxodo de profesores que migraron a la flamante Universidad Cayetano Heredia, concursó con éxito para obtener el cargo de bibliotecaria en la Caja Nacional del Seguro Social donde permaneció hasta jubilarse en1983 y donde también tuvo que soportar algunas dificultades producidas por los problemas característicos de nuestras instituciones públicas (…)

Leer la semblanza completa